Por lo cual,  como dice el Espíritu Santo:  Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones...
Hebreos 3:7-8

Elige una serie.